UNA BODA EN CHICAGO

Hoy os traigo una de esas bodas que continen casi todos los ingredientes que me gustan en una boda; una de esas bodas que me encantaría para mi misma. Una boda celebrada en Chicago, cuyos protagonistas son Ashley y Andrew. Es romántica, sin caer en el empalago, la ceremonia, a pesar de que en un principio iba a celebrarse al airle libre, cosa que me encanta, porque fue al atardecer, finalmente, por inclemencias del tiempo se celebró en un granero.... aixxxx todavía me gusta más ¿Por qué en España no habrá más graneros, o por lo menos por la zona donde yo vivo??? Por qué, por qué!


Es una boda informal, nada de muchos protocolos, nada de muchos ornamentos, todo parece muy DIY, cosa que me pirra, sencillez y naturalidad pero sin olvidar los pequeños detalles que hacen grande una celebración. No faltan los banderines, otra cosa que me chifla, porque no hay fiesta que se precie sin su correspondiente banderín, muchos y de muchos colores, pero qué rebonito, cada día me doy más y más cuenta de que no se necesita gastar grandes cantidades de dinero para hacer cosas bonitas. ¿Habéis visto la zona del altar con esa cómoda en color mint y repleta la pared de banderitas de tela? No me digáis que no es precioso.



Y el techo todo coronado de guirnaldas de luces "berbeneras", me parece ideal, dan una luz tenue, infieren un carácter retro que es lo más de lo más.... me encantan! En la boda de B+V que celebraremos en Junio va a haber muchas guirnaldas de luces. Ya veréis qué bonita quedará.




Colocaron una maletita antigua para las tarjetitas de agradecimiento de los invitados, con su jarroncito de paniculata, para mi una de las flores más baratas y que más juego da en una boda. Y es que en toda boda con aires retro-vintage no puede faltar una maleta antigua.


El detalle que tuvo la novia con su futuro marido, romántico, sorprendente y muy muy emotivo! Que una novia en esos momentos de puro nervio tenga ese detalle habla mucho del amor por su novio. Me fascinan los pequeños detalles hacia la pareja; yo misma siempre lleno los armarios de mi chico con post-its de colores con pequeñas dedicatorias, y sólo de pensar en su cara de sorpresa cuando va a afeitarse o cuando va a coger los vaqueros ya soy feliz! Con qué poquito me conformo, no??





Y qué decir del entorno dónde celebraron el convite, me ha enamorado totalmente, quiero ir a casarme a Chicago, un almacén de antigüedades tipo nave industrial con sus tuberías al aire, con ese ambiente bohemio y tenue.... lo dicho, amor a primera vista.






Una boda medio urbana, medio rústica, medio vintage, una boda romántica, que me ha encantado!
¿Y a vosotr@s que os ha parecido? Espero que os haya gustado.
Besitos con mucho Love.
Noelia


vía: http://greenweddingshoes.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario