PRIMERA COMUNION JAIME

UNA COMUNIÓN EN BLANCO, AZUL Y AMARILLO

El domingo me fui de Comunión. Jaime, el hijo de unos de mis mejores amigos tomaba la 1ª Comunión y meses atrás Mónica, la mami de Jaime me dijo que quería hacer algo bonito, delicado y sencillo para la Comunión de Jaime, así que nos pusimos manos a la obra.

Mónica es diseñadora gráfica, además de muy creativa y un gusto por las "cosas bonitas" que va mucho más allá de todo lo que yo pueda hacer. Ella sabía más o menos todo lo que quería, yo simplemente fui dándole pinceladas de lo que ella me iba contando.

La Comunión de Jaime iba a ser una fiesta para él, nada de listas interminables de invitados, tan sólo la familia más directa, hermanos, primos, tíos directos y abuelos, y así fue, 20 adultos y 32 peques, los mejores amigos de Jaime, ya que él mismo confeccionó su lista de "mis mejores amigos".

Jaime es un niño dulce, entrañable, ahí dónde lo ves, tan pequeño, ya es un gran hombrecito, con las ideas claras, es educado, divertido, "un payasete", y le encantan los animales, bichos y todo lo que esté relacionado con la naturaleza. En casa tiene dos pajaritos, un canario y un periquito. Puesto que "Pito", el canario fue el primer miembro animal que entró a formar parte de la familia, Jaime quiso que en su invitación también estuviera Pito, así que la mami de Jaime, Mónica, encargó una ilustración de él vestido de comunión con Pito.

Del resto de la invitación, su maquetación, impresión y preparación, se encargó Mónica, ya que como os he comentado es diseñadora gráfica. Algo sencillo, escrito por el propio Jaime, con su ilustración y realizado en papel natural, anudada con rafia tintada, y totalmente personalizada para cada invitado. Verdad que quedó monísima? Creo que hacer partícipes a los niños de la preparación de su Primera Comunión hace que se involucren con el sentido de la Comunión, que va más allá de una simple fiesta!

No me digáis que no quedaron monísimas? A mí me parecen ideales, con un toque rústico y totalmente personalizadas con el sello que Jaime tiene de su nombre.





 



Cuando la primera vez que hablé con Jaime para preparar su comunión y le dije si quería que le montara una "Sweet Table", repleta de chuches, y muchos pastelitos, me dejó perpleja, ya que me dijo que no hacía falta, cuanta cordura en una cabecita tan pequeñita, yo a mis años me haces esa pregunta y te digo: "Ya estás tardando". Pero luego cuando le expliqué un poquito cómo iba a ser y qué iba a tener, ya empezó a relamerse y me dijo que sí, que le gustaría mucho.

La Comunión de Jaime se celebró en el Gran Hotel Sol y Mar, en su salón Arena, ya lo conocéis, porque allí celebramos en Marzo la 1ª Wedding Weekend, un enclave frente al mar donde se unen profesionalidad, saber hacer y buen gusto, para hacer que tu boda, comunión o cualquier evento tengan el carácter de único y exclusivo.

Como la invitación ya estaba hecha y el eje principal eran Jaime y su pajarito "Pito", ya tenía clara la temática que iba a utilizar para la Sweet Table. Los colores, azul, por supuesto por ser un niño, pero no un azul muy pasteloso ya que Jaime es ya todo un hombrecito, amarillo y blanco para dar luminosidad y frescura al evento.

La mesa dulce estaba coronada con pompones hechos en papel de seda en los colores elegidos y una guirnalda en tela que hice con el nombre de Jaime. Como quería que él fuera el protagonista de la mesa, dispuse un marco lacado en blanco con fotos colgadas de Jaime desde el día que nació hasta el día de la Comunión, para que todos vieran el cambio que ha pegado y lo mucho que ha crecido el pequeñín de la casa, en todas las fotos que aparece es algún día importante en su corta vida o algo que le caracteriza, su primer día de cole, con sus armas de ninja, en la playa con sus gafas de bucear, que le encanta, en la nieve, a la que va todos los años desde bien chiquitín con su familia a esquiar, cuando fue Alférez Infantil en las fiestas de Moros y Cristianos de su pueblo, con su diente de tiburón al cuello, etc...





Hice un montón de pajaritos de tela rellenos de algodón en tela azul y amarilla con puntitos blancos, que dispuse alrededor de la mesa dulce y cogí a ella con cintas de color amarillo y azul. Los toppers eran muy variados, algunos con el pajarito de su invitación, su nombre completo y la fecha de la Comunión, algunos con los nombres de las chuches y otros con el sello de Jaime, que quedaron muy divertidos. Todos los botes donde dispuse las chuches y los dulces iban decorados con cintas azules y amarillas, lo que le dio un colorido a la mesa muy fresco y luminoso.




Los dulces; cakepops, cupcakes, mini merengues, etc.., fueron realizados por Gemma de Delicies Cupcakes, de la cual ya os he hablado en otras ocasiones, y que es una verdadera maestra del dulce. Cupcakes de chocolate, vainilla, frambuesa, limón, y cakepops de chocolate, combinados en azul y amarillo con la inicial de Jaime, que fueron la verdadera delicia de mayores y niños durante la hora de la merienda.

Las galletas se hicieron en forma de pajarito, y fueron realizadas por la prima de Mónica, Sonsoles,  podéis visitar su blog pinchando aquí, y veréis que cosas tan dulces realiza. Las dispuse en un pequeño cesto de mimbre.

Las chuches que elegí eran todas de los colores elegidos, blancas, azules y amarillas; gominolas, nubes, bolas de chicle, chocolatinas, regalices, y la verdad que no sobro casi ninguna, los más pequeños hicieron estragos.











Para las mesas de los invitados las flores elegidas fueron fresias en azul, liliums en color amarillo y rosas blancas, coronadas con pequeños pajaritos y colocamos también un pajarito en azul y un topper de la Comunión. La numeración de las mesas dispuse números en madera blanca con cuerda atada en azul.




La mamá de Jaime también hizo un recordatorio de agradecimiento para cada invitado, utilizando la misma línea que la invitación, papel natural y unos lacitos en amarillo y azul con puntitos blancos, siguiendo la estética de la Comunión; los cuales además sirven de marcapáginas, yo ya tengo el mío preparado para mi próxima lectura.




Para el seating elegí un mural de pared en forma de rama con pajarillos en las que coloqué las tarjetas de las mesas y una ilustración de Jaime con su pajarito.




La mesa de los niños fue decorada toda con globos, realizados por El Regal, una tienda de detalles para todo tipo de eventos, invitaciones, serigrafía, imprimación de camisetas y por supuesto decoración en globos, y la verdad es que hacen verdaderas maravillas en decoraciones, se hizo toda con globos amarillos y azules con puntitos blancos. Un globo para cada niño en su silla y un globo grande en la silla de Jaime en forma de estrella con su nombre, y dos centros de mesa de globos transparentes rellenos de globos azules y amarillos; la mesa quedó preciosa.





Los detalles elegidos también se encargaron en El Regal, un marcapáginas para los niños y un marco con una foto de Jaime para los papis. Como podéis ver, hasta el packaging fue cuidado con mimo, paquetes azules con pajaritos y una etiqueta identificativa con el dibujo de Pito.


Para el centro de la mesa hice un nido, con sus pajarillos de tela, sus huevos, sus pequeñas plumitas y una banderita con el nombre de Jaime, a éste le encantó y seguro que le busca un sitio preferente en su habitación.



La tarta elegida fue la preferida de Jaime, de chocolate y galletas y le hicieron una lámina con la ilustración de la invitación plasmada sobre la tarta. La mesa se decoró de forma sencilla, con un camino de tela simulando paja, como en la Sweet Table y un marco con la ilustración de Jaime.



Después de comer, los peques y los no tan peques pudieron disfrutar de una fuente de chocolate repleta de chuches y fruta fresca. No quedó nadie sin su correspondiente medallita de chocolate en la camisa.

Y ya después de tanto empacho empezó la fiesta para los grandes protagonistas del día, Jaime y todos sus amiguitos; hubo la actuación de un mago, que hizo que los más grandes de la fiesta perdieran por un momento la noción de la realidad y entraran en un mundo mágico y los más pequeños siguieran creyendo en la magia y la ilusión.

Y como no hay fiesta infantil que se precie sin que los niños salten y jueguen los unos con los otros en la terraza del Hotel Sol y Mar instalamos dos castillos hinchables, uno bien grandote para los más mayores y otro más pequeño para los chiquitines de la fiesta. Los castillos hinchables fueron instalados por Fiestas Infantiles Pequeñín, una empresa valenciana, ubicada en Sueca, con una amplia trayectoria en animar las fiestas a los más pequeños y cuentan con todo tipo de animaciones.

Una fiesta entrañable, entre familia y con muchos amiguitos que disfrutaron y pasaron una tarde muy divertida. Seguro que Jaime se acordará de su Primera Comunión toda su vida.

Besitos con Love

fotos: Bodas con Love.


7 comentarios:

  1. Qué bonito, me encanta todo, el resultado final es fantástico, en azul y amarillo. Enohorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego!
      La verdad que lo mejor de todo es que a todo el mundo encantó!
      Besitos

      Eliminar
  2. Increíble! Los detalles no pueden estar más cuidados, todo tematizado en el pajarto de Jaime, PREFECTO!!!!

    Enhorabuena Noelia!

    ResponderEliminar
  3. IMPRESIONANTEEEEE :) me ha requete encantado. Menudo trabajazo bonito, bonito. Felicidadesssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Cristina! Me encantó trabajar en esta Comunión, porque es el hijo de unos muy buenos amigos!!!

      Eliminar
  4. Me encanta!! Me gusta tanto que de vez encuando entro a releer el post!! y volver a ver las fotos!
    Enhorabuena Noelia! Te quedó genial, eres una artista!

    ResponderEliminar