BODA ALBA Y JOSE 25/05/2013 (II PARTE)



Todo empezó hace ya poco más de un año, una noche de verano, Alba preparó una cena en la terraza de casa, bajo un manto de estrellas para su chico José, cuando éste vio lo bonito que lo había preparado todo, velas, flores e infinidad de detalles le preguntó "¿Y qué celebramos esta noche?", y Alba en broma, le dijo "si te quieres casar conmigo"; lo que no sabía Alba es que esa petición que había hecho en broma se iba a convertir en su SÍ QUIERO y que 12 meses después iban a ser ya marido y mujer.

Así empieza el cuento de Alba y José (ya os conté la primera parte de la boda aquí); un cuento con final feliz y lleno de cosas bonitas. Alba, como ya os dije es una persona sensible, detallista, le encantan los detalles, las cosas hechas con mimo y dedicación, por eso el día que contactó conmigo ya tenía un montón de cosas claras e incluso había estado haciendo ya muchas cositas para su boda, yo simplemente le ayudé un poco en la organización de esas cosas bonitas y el día de su boda estuve ahí al lado para que todo saliera a la perfección y los novios se relajaran y disfrutaran de su gran día "B".

Alba y José se dieron el SÍ QUIERO en la iglesia de Benissa (conocida como la Catedral de la Marina), rodeados de amigos y familiares y envueltos por la música de Suite Art, quién sorprendió al novio, a petición de la novia, con la canción One de U2, para su entrada.










Hubo muchos momentos emotivos durante la ceremonia, cuando las hermanas y sobrinos de Alba hablaron para todos, a la entrada de la iglesia del brazo de su padre, pero sobre todo durante la comunión, mientras sonaba "pescador de hombres", tanto Alba como su madre se emocionaron y se fundieron en un abrazo, ya que ambas se acordaron de su abuela María.






Para la posterior celebración los novios eligieron Venta La Chata, una antigua parada de postas que data de principios del siglo XIX, hoy día completamente renovada, pero que ha sabido conservar la esencia de siglos pasados gracias a sus muros de piedra, techos altos, suelos de terracota y paredes encaladas.

Con ese entorno tan mágico y rodeados de árboles centenarios y como fondo toda la bahía de Calpe, poca decoración se necesita, ya todas esas paredes de piedra y esos jardines cuidados con mimo hacen que entres en un mundo mágico.

Creamos un seating a la entrada de la finca con toques rústicos y románticos, un tendedero sujetaba las tarjetas de las mesas, unos capazos con hierbas aromáticas, lavanda, romero, camomila, etc... aromatizaban a los invitados cuando iban a buscar su sitio e infinidad de velas daban ese aire romántico que buscábamos.






La zona cocktail la decoramos con un montón de botes con velas y botellas con flores en tonos rosas y blancos.

Nada más entrar al salón colocamos un árbol de huellas para que los invitados dejaran su recuerdo, así como los detalles (de los cuales os hablaré en otro post) y un rincón para el fumador repleto de cigarros y puros.








Las mesas se llenaron de botes reciclados decorados con encaje en rosa y blanco con velas y otros con paniculata y rosas, así como se colocó en cada plato una tarjetita con las inicilaes de los novios y una bengala que se encendió una vez entraron los novios al salón.











Las amigas de Alba fueron por la mañana y montaron una Candy Bar repleta de chucherías y galletas que una vez comenzó la barra libre fue la delicia de grandes y pequeños.









En la terraza montamos el photocall, un burladero, repleto de farolillos de feria, peinetas y monteras, pero éste ya os lo mostraré en otro post.

Una boda romántica, repleta de velas, rosas y paniculata, pompones, botellas antiguas y mucho mucho LOVE.





Todas las fotos fueron realizadas por Pierluigi Cavarra, (quien ya os presenté aquí), que estuvo con nosotros desde el principio al final de la fiesta.

¡¡¡ Gracias Alba y José por dejarme formar parte de vuestro cuento de amor !!!

Besitos con Love

No hay comentarios:

Publicar un comentario